El uso del celular como herramienta educativa

El uso de los celulares en el salón de clases es un tema de actual debate entre todo tipo de docentes y directores de centros educativos. Es importante comprender que no hablamos de mobile learning, es decir, el conjunto de metodologías de enseñanza-aprendizaje exclusivamente mediante tecnología móvil para educar y aprender en cualquier momento y lugar; sino del uso del celular como una herramienta más dentro del aula como los ordenadores, las tabletas, los libros o las pinturas.

Oportunidades que se nos presentan:
En la actualidad todos estamos acostumbrados a usar el teléfono móvil, si bien es cierto que, por desgracia, no siempre lo utilizamos adecuadamente tanto adultos como menores. De hecho, el phubbing, o la acción de prestar atención al móvil en lugar de a las personas con las que estamos acompañados, es algo cada vez más frecuente también entre los y las menores. Sin embargo, este es un tema que pueden trabajar con el móvil en las aulas de manera ventajosa:

  1. aprender a hacer un buen uso de la tecnología. Dentro del aula se pueden establecer normas que deben cumplirse. Así como el profesorado sabe utilizar este aparato tecnológico, puede enseñárselo a su alumnado. Además, esto permite trabajar de manera real temas de seguridad y enfatizar la competencia digital.
  2. acceso a Internet en todo momento, aunque no se disponga del aula de ordenadores del centro. Disponer de móviles en las aulas permite una mayor flexibilidad para realizar tareas conectadas sin necesidad de disponer del aula de informática. Esto abre un mundo de posibilidades desde el pupitre o el lugar donde se encuentre el alumno: acceder a los documentos del profesorado, leer el periódico, consultar y participar en el blog del aula, aprender a buscar, usar el diccionario, crear, editar y publicar contenido de texto, audio, imagen…
  3. uso de herramientas educativas tecnológicas. Sin necesidad de disponer de otros elementos, sino de los que los propios alumnos tienen, se puede trabajar con realidad aumentada dentro del aula, QR, realizar evaluaciones o quiz en el momento, completar proyectos con el uso de redes sociales, uso de aplicaciones específicas por materias o competencias, etc.
  4. aumento de la motivación y participación. El uso de los móviles permite una comunicación diversa según las necesidades de cada alumno o alumna, lo que permite que la metodología se personalice según sus necesidades, así como el modo de trabajo, de consulta, etc.
  5. permite realizar el seguimiento del método de enseñanza-aprendizaje. Como en toda tarea, la tecnología móvil permite a los estudiantes llevar su propio registro diario de actividades, planificar el estudio en tiempo y calendario, registras sus ideas, etc. Como veíamos en el caso de la gamificación, puede facilitar una mejora en el seguimiento, así como introducir, por ejemplo, evaluación continua.

Desventajas:

En opinión de estudiantes y docentes, el uso de teléfonos celulares en la educación presenta algunos inconvenientes, entre los que destacan su gran capacidad distractora y el costo elevado por tiempo de conexión. Esto último repercute de tal forma que el estudiante usa su dispositivo de telefonía celular para cuestiones estrictamente personales o recurre a redes gratuitas Wi-Fi para acceder a internet. Algunas especificaciones técnicas de los teléfonos celulares le abonan a la problemática, en especial lo reducido de su pantalla, la dificultad para escribir, la corta duración de la batería, problemas de conectividad, perdida de celular por lo que seria necesario el uso de programas para el rastreo de celulares, entre otros inconvenientes

Conclusión

Sin embargo, también apuntaron bondades del uso de los teléfonos celulares para apoyar las actividades educativas en el nivel universitario. Una de las mayormente mencionadas fue la posibilidad de estar comunicado en todo momento y lugar. Esta situación de inmediatez en la comunicación le permite al académico ser parte de una comunidad virtual o redes sociales que al final puede aportar beneficios en la aclaración de dudas o en la organización de actividades escolares. Otra de las ventajas señaladas fue la posibilidad de acceder a información vía internet. Esta conexión le brinda al académico mecanismos de búsqueda, ubicación y recuperación de información en un contexto de movilidad.
A manera de cierre, los hallazgos aquí reportados dan cuenta del gran potencial pedagógico que ofrecen los dispositivos smartphones para apoyar cualquier modalidad educativa. Sin embargo, también los retos son enormes. Es necesario continuar los esfuerzos de investigación para orientar las acciones didácticas y de aprendizaje de la comunidad académica actual. Existen estudiantes y docentes que disponen de múltiples tecnologías, pero se requieren prácticas pedagógicas innovadoras y habilidades digitales para el manejo de la gran cantidad de información disponible en internet. El reto es encontrar las mejores vías para que los dispositivos de telefonía celular puedan funcionar en verdad como una herramienta de apoyo a la innovación pedagógica.