Importancia de la alimentación en el estudio

No olvidemos que la alimentación es un factor bastante importante para que podamos estudiar bien. Tener una buena salud también nos ayudará a memorizar mejor los contenidos necesarios para los exámenes, obteniendo así mejores resultados. Un aspecto que es recomendable recordar y tener muy en cuenta, ya que tiene que ver cuando estudien o hagan los trabajos pendientes

Llevar una alimentación equilibrada es fundamental para nuestro día a día. Muy importante, también, para el estudiante, y es que el rendimiento que se obtenga durante el proceso de estudio dependerá en gran medida de los hábitos alimentarios que tengamos. Vamos a ver las formas de cuidar esta alimentación para que repercuta positivamente en nuestro aprendizaje y en los resultados finales.

  1. El desayuno es la comida más importante del día y eso lo sabemos desde siempre. Cuando estamos estudiando, nos ayuda a llenarnos de energía para todo el día y afrontar con fuerza las clases o los largos ratos en la biblioteca. No deben faltar cereales, leche, zumo, fruta… Un desayuno completo y equilibrado.
  2. Evita comer entre horas cosas como bollería industrial y apuesta por fruta o sandwiches ligeros. No se trata de no picar, porque lo recomendable es hacer cinco comidas al día, si no de hacerlo saludablemente.
  3. Sé que este punto es complicado de entender y de cumplir cuando estamos estudiando, pero no es recomendable ingerir comida basura ni bebidas alcohólicas o con cafeína. Entiendo que el café es muchas veces nuestro mejor aliado pero no deberíamos hacer excesos. Una dieta saludable para el estudiante debería contener mucha fruta y verduras, carne y pescado, huevos, leche, pan y cereales y, sobre todo, mucha agua. Para mantener la concentración y la atención durante todo el día es vital estar bien hidratado.
  4. Para evitar desconcentrarnos y que la energía se evapore sin darnos cuenta, es importante tener establecidas y fijas las horas de las comidas y respetarlas siempre que sea posible. Si te entra ansiedad y estás todo el día comiendo harás que tus digestiones sean muy pesadas y no estarás muy activo ni con ganas de estudiar.
  5. Los hidratos de carbono son importantes para nuestro cuerpo ya que nos proporcionan la glucosa que el cerebro necesita para trabajar. Es mejor que sean integrales, como las frutas, las verduras o las legumbres, para que su efecto sea más lento y la energía se mantenga estable durante todo el día, escapando para ello de alimentos refinados y azúcares.
  6. Algunos alimentos que pueden ayudarte en tu época de estudios son el pescado azul como el atún, boquerones o salmón, fuente de ácidos grasos omega 3, la vitamina C, presente en brócoli, aguacate o setas, y la colina de los huevos y los lácteos. Tampoco deberán faltar frutos secos y las proteínas presentes en legumbres y pescados. Si quieres comer carne, el pavo y el pollo serán las opciones más saludables.